BRMC: la esencia honesta y pura del rock

//BRMC: la esencia honesta y pura del rock

Existe un universo paralelo del rock, donde las grandes bandas no llenan estadios, ni miran omnipresentes desde carteles en altura en autopistas. Todo lo que realmente importa ocurre en lugares oscuros, pequeños, donde el grupo sobre el escenario viste de cuero negro y brinda riffs sobre guitarras descascaradas con el tiempo. Esa es la dimensión a la que pertenece Black Rebel Motorcycle Club (BRMC), de la que no se han movido y a la que siguen fieles sin importar cuanto dinero realmente entre a sus bolsillos.

Una postal fiel de todo eso fue lo que ocurrió en Blondie, en la primera fecha del 2016 del Ciclo S.U.E.N.A. La banda de Robert Levon Been, Peter Hayes y Leah Schapiro se subió al escenario 20 minutos después de lo pactado, lo cual absolutamente no importó porque apenas comenzaron los acordes de “Beat the Devil’s tattoo” el público se encendió y se estableció esa forma de comunicación única de la que son capaces los californianos con su audiencia.

br02

Pero la banda no es solo dos tipos con carisma y una chica talentosa en la batería. De hecho, es la capacidad de interpretación y de poner en marcha su maquinita de rock oscuro, con tintes de country y una reminiscencia de música de road movie, además de la honestidad de su puesta en escena, lo que los convierte en lo que son. Cada acorde, cada ritmo interpretado con el alma, sin grandes discursos que caigan en el lugar común del agradecimiento y la adulación.

“Ain’t easy way”, con un siempre preciso Peter Hayes a cargo de la armónica y la voz; “Stop”, en la voz de sensibilidad más prolija de Robert Levon Been; las épicas e íntimas joyas de “American X” y “Salvation”; la nueva “Ordinary boy”, con Levon Been en la acústica, para dar paso a Hayes en el mismo tono con “Love burns” (quizás el regalo de la noche); y el combo final de “Conscience killer”, “Spread your love” y la incombustible “Whatever happened to my rock and roll (punk song)”.

br03

Un show de rock and roll a la vena. De ese que remueve el alma en los momentos precisos, que es honesto en cada riff de guitarra, que no se sobreproduce en colores más allá del negro, y que siempre permanece fiel a la esencia. Como si no se tratara nada más que de eso. Hacer la música que sale del alma, sin transar.

Fotos por Claudia Jaime (Fauna Producciones)

Setlist: Beat the Devil’s tattoo, Let the day begin (The Call), Rival, Ain’t easy way, Berlin, 666 Conducer, Returning, American X, Red eyes and tears, Salvation, Hate the taste, Shuffle your feet, Ordinary boy, Love burns, Stop, Weapon of choice, Lose yourself, Conscience killer, Spread your love y Whatever happened to my rock and roll (punk song).

By | 2016-04-03T18:25:56+00:00 March 28th, 2016|En Vivo| Comments